sábado, 28 de marzo de 2015

UN MÍNIMO CANTAR


Para hacer día
del sol su claridad,


para hacer huerto
polen que olivo da,


para hacer boca,
unas migas de pan,


para el sendero
piedra donde sentar
el pensamiento
que un verso va a crear.



 

domingo, 22 de marzo de 2015

PIEDRA AL AGUA


Con la piedra
que arrojas a la fuente
se enturbia el agua.


Espera ahora
a calmarte y espera
a que puedas leer
el agua clara.

Verás como la piedra
ni se mueve ni mueve
nada.





miércoles, 18 de marzo de 2015

SUEÑO DE MUDA


El gusano de seda
a punto de mudar
paraliza sus patas

y olvida la comida,


levanta la cabeza
a un cielo diferente
y entra en profundo sueño
una noche y un día.


No quieras despertarlo,
pues tu golpe real
será al fin el culpable
de que nunca se vista


con su piel de poeta
y muera.


 

lunes, 16 de marzo de 2015

PESADILLA


Me encontraba en el huerto de mi padre
intentando sacar agua de un pozo seco,


cuando desde lo alto de un manzano
el niño que yo fui me preguntó


(con el miedo de quien se sabe obligado
a bajar de su cielo)


¿pero cómo te dejaste llevar ahí?

 

domingo, 15 de marzo de 2015

LA VIDA EN RELECTURA

La vida en relectura
hace pasado
limpiando
las nieblas del espejo.


Propone revisar con la mirada
los viejos horizontes que dejamos atrás.


Y no pocas veces
hace callar las ilusiones
plantadas como estatuas.


Es esa arena que el reloj pierde este momento
y nos recuerda que somos
viento cargado
de incertidumbres.


Pero la queja nunca
teje futuros.
Hoy sólo la memoria
del tiempo que nos queda
abre caminos.



 

domingo, 8 de marzo de 2015

DE LO MÁS PEQUEÑO


En un diente de leche
está el colmillo del tigre,
en el copo de nieve más fugaz 

el cristal permanente de los glaciares,
en el grano de polen
que una abeja pierde
la ilimitada extensión del bosque,
en la baba de un caracol
la bravura de un toro al defenderse.


Una mota de polvo
en su insignificante quietud
es presagio y semilla
de una constelación de voluntades.


 
 

sábado, 28 de febrero de 2015

GRATIS


Escuchar
y salir de las sombras
que gobiernan el pozo.


Mirar
y adentrarse en el huerto
-suavemente empujados
por el sol del presente-
con pupilas lavadas.


Nombrar,
que la garganta crezca
y ascienda entre tambores
que en sorpresa han brotado
sobre la piel del agua.


Y nada más.

La música de fondo de la vida es gratis.